Sitio Web Turístico Oficial de la Ciudad de Viña del Mar

Viernes 16 de Noviembre de 2018 | Dólar Obs.: 678,49 | Euro: 768,22 | UF: 27.481,56 | UTM: 48.160
Miercoles 29 de Agosto de 2018

EDAD DORADA DE VIÑA DEL MAR: LAS OBRAS QUE MARCARON EL DESARROLLO Y DESTINO DE LA CIUDAD JARDÍN

Acceso a un fondo de US$ 200 millones de dólares, aportados por el Banco Interamericano de desarrollo (BID), a través de la Subsecretaría Comunal de Desarrollo Regional (SUBDERE)
EDAD DORADA DE VIÑA DEL MAR: LAS OBRAS QUE MARCARON EL DESARROLLO Y DESTINO DE LA CIUDAD JARDÍN

Un paso histórico es la reciente incorporación de Viña del Mar al Programa de Revitalización de Barrios e Infraestructura Patrimonial Emblemática, cuyo impacto y alcances han sido remarcados por la alcaldesa Virginia Reginato, ya que las obras que se ejecutarán en la ciudad en el marco de esta iniciativa, son sólo comparables a las registradas durante la primera mitad del siglo XX.

Y es que el acceso a un fondo de US$ 200 millones de dólares, aportados por el Banco Interamericano de desarrollo (BID), a través de la Subsecretaría Comunal de Desarrollo Regional (SUBDERE), da la posibilidad cierta de concresión de una cartera de inversiones que, sin duda, marcarán un nuevo hito en la historia de Viña del Mar.

JUNTA PRO-BALNEARIO, GESTORA DEL FUTURO VIÑAMARINO 

Ante este nuevo y prometedor escenario, resulta pertinente recordar las obras que marcaron el destino de Viña del Mar y de generaciones de sus habitantes, hasta hoy.

Es así que 16 de mayo de 1927 se forma la Junta Pro-Balneario, que ese año quedó al mando del alcalde Gastón Hamel de Sousa. El vecino y vocal, Manuel Ossa Saint Marie presenta el proyecto para crear el Balneario de Viña del Mar, idea que hizo realidad el sueño de Benjamín Vicuña Mackenna de hacer de Viña del Mar la primera ciudad balneario del Pacífico.

Con un empréstito de $14 millones aprobado por el gobierno de la época, se inició una época dorada para la concreción de proyectos de adelanto en Viña del Mar, como: construcción de un hotel y un casino; la pavimentación de calles, la construcción de “grandes baños de mar, terrazas y restaurante” en la playa Miramar (actual Av. Marina); un puente sobre el estero, frente a Av. Libertad; las piscinas de 8 Norte y de Recreo; el Coliseo Popular (ubicado en la actual plaza O’Higgins); el velódromo; baños públicos; la pavimentación del camino a Concón; la habilitación del balneario Las Salinas la construcción del Palacio Presidencial en Cerro Castillo y el término del Teatro Municipal, iniciado en 1925.

Casi un siglo después, la ciudad inicia una nueva etapa de desarrollo, comparable a esta fructífera edad dorada viñamarina; cuyo éxito dependerá, como sostiene la alcaldesa Virginia Reginato, del trabajo de todos.

“Siendo consecuente con mi convicción de que hacer ciudad es una obra colectiva, quiero invitar a todas las entidades, a todos sus directivos y funcionarios a que trabajemos para que este programa de colaboración internacional y gubernamental genere los beneficios y el bienestar que necesita la ciudad y merecen los viñamarinos”, sentenció la autoridad comunal.

Así, el municipio de Viña del Mar avanza con decidido paso en la restauración del Palacio Carrasco, para transformarlo en un centro cultural; la recuperación del Mercado Municipal, que lo consolide como un nuevo atractivo turístico; la reconversión de la calle Valparaíso en un boulevard a cielo abierto; y la adquisición de inmuebles de valor patrimonial que se convertirán en espacios públicos dedicados al arte, la cultura y la música, entre otros proyectos del Plan “Impulsar, Distrito Fundacional Viña del Mar”, el cual resume las inversiones que el municipio realizará con estos nuevos recursos.